19Septiembre2019

U2Valencia.com - U2 Fan Club - U2Spain.com

Paul McGuinness: 35 años guiando a la banda más grande del mundo

Pin It

 Paul McGuinness

Pocos managers están tan estrechamente relacionados con una banda como Paul McGuinness ha estado con U2, un grupo que él cogió siendo una banda de dudosa musicalidad tocando en bares de Dublín y los deja siendo considerados la banda más grande del mundo.

La noticia estalló a finales del pasado año, McGuinness daba un paso atrás en el día a día de la banda después de más de 35 años, entregando las riendas al manager de Madonna Guy Oseary, así como los cambios en el Management de la banda, pasando de Principle Management a Live Nation, con la que U2 firmó un contrato por 12 años de sus giras, merchandising y comercio electronico.

En un comunicado, la banda dijo “Paul nos ha salvado de nosotros mismos en muchas ocasiones. No seríamos U2 sin él”, describiendo su papel actual como el de mentor jefe.

La medida representa un enorme cambio para McGuinness, pues ha dedicado más de la mitad de su vida en guiar a U2. Durante ese camino ha realizado innumerables cambios significativos en su carrera, si bien el más visionario fue darse cuenta del potencial de una banda de la que recuerda “no eran muy buenos en todo” cuando fue presentado al grupo por el influente músico y escritor irlandés Bill Graham, aunque Mcguinness añade que su propia falta de cultura musical hizo que la banda no necesitara chuletas para convencerlo.

Pero McGuinness tuvo la visión de reconocer la química de U2 en el escenario, una intensa conexión entre la banda y el público, y su ilimitado potencial. La vehemente ambición y creatividad tanto de la banda como de su manager llevaron a una carrera única en la historia del Pop.

En reconocimiento a su vida llena de logros y su visión en la industria de la música, McGuinness ha sido reconocido con el 2014 Billboard Industry Icon Award. El premio será entregado en el MIDEM en Cannes el próximo 2 de febrero. El primer premio de estas características fue entregado en 2012 al Fundador/Director Ejecutivo de Sire Records Seymour Stein, y en el 2013 el premio recayó en el Fundador/Presidente de Beggars Group Martin Mills.

Nacido en la Alemania de la posguerra, en 1951, el padre de McGuinness era un oficial de la Royal Air Force de Liverpool y su madre maestra de escuela del condado de Kerry en Irlanda. La perspectiva global del desarrollo de U2 llegó naturalmente a McGuinness, quien creció en bases de la RAF por todo el mundo, en lugares como Malta, Yemen, varias partes de Inglaterra, y su primera llegada a Irlanda, en un internado en 1961.

Criado en un hogar no musical, McGuinness eligió una carrera en el mundo de las artes. Dirigió obras de teatro y probó suerte en el periodismo en el Trinity College de Dublin. Después de una breve carrera como productor de cine (incluído su notable paso en el film de culto “Zardoz” con Sean Connery), McGuinness cambió su enfoque a la música, trabajando con desconocidas bandas irlandesas como Spud antes de su prófetica introducción en U2 en 1978.

En una larga y reveladora entrevista, Billboard remota la historia en ese momento, en el comienzo de una relacion que cambió para siempre la historia de la música.

¿Cual fue su primera impresión de U2?

Eran muy inteligentes, eso fue la primera cosa que me quedó clara. Eran ambiciosos, estaban interesados en que estaba pasando con otras bandas, y estaban muy comprometidos con sus actuaciones. Bono especialmente estaba en la parte delantera del escenario, buscando el contacto visual con el público. A pesar de su edad, era un líder muy carismático.

¿Cuales fueron algunos de sus primeros triunfos dirigiendo a U2?

Fue muy duro conseguir un contrato discográfico. Pensé que siendo tan buenos, y siendo tan obvio que ellos iban a tener un desarrollo, me sorprendió enormemente que cada compañía de discos de Londres pasaran de ellos. Tuvimos algo de éxito consiguiendo que los hombres de A&R fueran a verlos, pero tuvimos mala suerte, bien fuera porque los shows no fueron muy buenos o porque la gente de A&R no lo vieran. Me costó muchísimo tiempo llegar a un acuerdo, y al final el trato que recibimos de Island fue el único que tuvimos.

Fuimos realmente afortunados en firmar con Island, porque su cultura nos acopló perfectamente. Parecía una política de dejar que el artista esté al cargo. Estoy seguro que no es tan simple como eso, pero había respeto por el artista. Lo que no me di cuenta en ese momento es que era muy importante contar con el apoyo de Chris Blackwell, fundador de Island. Se convirtió mas tarde en un gran defensor de la banda, pero realmente las personas que hicieron que U2 firmara por Island fueron Nick Stewart (el hombre de Island en A&R), Rob Partridge (jefe de prensa) y Annie Rosebury (cazatalentos).

¿Estaban ya los elogios del tipo “la banda mas grande del mundo” en su cabeza en ese momento?

La única razón por la que yo quería ser manager de una banda era porque quería ser el manager de una banda muy importante. Ciertamente no lo estaba haciendo por filantropia.

Los tres primeros albumes de U2 fueron aclamados por la crítica pero tuvieron menos éxito en la cifra de ventas, y durante ese tiempo la banda realmente desarrolló su manera de actuar. ¿Siempre hay que tener en cuenta las giras como una parte crítica en la carrera de una banda?

Siempre nos dimos cuenta que había dos carreras paralelas: una en directo y otra en las grabaciones. Sentimos en esa época que era importante tener una gran banda de directos, así no dependeríamos tanto del éxito de ventas. El primer álbum (Boy 1980) fue, como usted dice, bien recibido por la crítica, pero no obtuvo ningún hit. Los éxitos de este álbum llegaron mucho después. El segundo álbum (October 1981) fue grabado con algo de prisa, y mirando hacia atrás, es bastante flojo. El tercer álbum (War 1983) fue número 1 en Reino Unido y el álbum en directo que hicimos en Red Rocks (en Colorado, Under a Blood red Sky) y la película de dicho concierto (Live at Red Rocks) realmente hicieron mucho porque la banda fuera conocida en todos los paises. Unforgettable Fire en 1985 fue número 1 en la mayoria de los paises europeos y los hizo respetados en Estados Unidos.

Fue entonces cuando empezamos a tocar en Arenas (escenarios) en los EE.UU. Habíamos construido una base muy fuerte con las actuaciones en directo en América. Yo creía que era muy importante, y a principios de los 80 nos gustaría pasar tres meses de cada año en los EE.UU.

Una de las conexiones más importantes que logramos fue con [agentes] Frank Barsalona y Barbara Skydel en Premier Talent, que realmente creyeron en la banda. Ellos pudieron ver que se trataba de un gran grupo en directo. Aprendí muchísimo con cada conversación con Frank. Yo me sentaba en su oficina hasta altas horas de la madrugada, cuando todos los demás ya se habían ido a casa, y Barbara era nuestro agente responsable. Ambos fueron grandes aliados en el éxito de la banda.

En Europa y en otros territorios fuera de América del Norte, tuvimos un agente igualmente brillante en Ian Flooks y su compañía Wasted Talent, la agencia "on fire" en Europa cuando empezamos. Acogieron a U2 desde el principio, y lo hicimos cada día que actuamos en Europa, ya sea ellos o un agente en Irlanda llamado Dave Kavanagh. También trabajamos con promotores como Leon Ramakers y Thomas Johanssen en Europa desde el primer día, así como con Michael Coppel en Australia.

El trabajo con los agentes fue fundamental para el temprano éxito de U2. La banda quería ser buena en los directos, y estaban dispuestos a poner un montón de tiempo y esfuerzo en la gira, y yo también estaba preparado. No estábamos preparados para seguir la rutina de la típica banda punk inglesa. Asistí a cada show que la banda interpretó.

¿Qué shows destacarías ?

Muchos de nuestros grandes espectáculos han sido en el Madison Square Garden. Es un lugar muy especial para nosotros, y Nueva York siempre ha sido un mercado muy importante para nosotros porque era un gran mercado para los directos. Solíamos tocar varias noches en el Ritz (ahora Webster Hall), y con el dinero que hicimos en esas fechas podríamos subvencionar el resto de la gira.

La radio en New York en los años 80 estaba nuy debilitada. Había emisoras de rock como WNEW y WPLJ, y ninguna de esas emisoras pinchaban U2. Estábamos apoyados por una emisora de Long Island llamada WLIR. Realmente, nos dimos a conocer en New York gracias a las actuaciones en directo.

Ha sido fascinante en la última década ver el cambio de actitud a cerca del estado y consideración por parte de los hombres y la industria musical, lo que ellos consideraban como una especie de folk popular.

En Los Ángeles, era más fácil, porque KROQ pinchó a U2 desde los inicios, por lo que el primer show que tocamos en Los Ángeles fue en el Country Club, unas 1.200 plazas en el Valle. Fue Sold Out porque tuvimos el apoyo de la radio con antelación. De hecho, Robert Hilburn estaba escribiendo acerca de U2 en el LA Times antes incluso de que apareciésemos por allí. Así que cada vez que me encuentro con alguien en LA que dice: "Ah, sí, recuerdo haberlos visto en el "Whiskey" o en el "Troubadour", le digo: "Bueno, en realidad, no lo hiciste. Nunca hemos tocado en alguno de esos lugares". El primero fue en el Club de Campo y el segundo show fue en el Santa Mónica Civic, y eso fue en el transcurso de la primera gira. LA fue siempre un mercado muy fuerte para nosotros, y también lo era Chicago, una vez más, gracias a las buenos promotores. No puedo recordar donde tocamos primero, pero estoy bastante seguro de que era para (Jam Productions) Arny [ Granat ] y Jerry [ Mickelson ].

Boston era un espacio natural para nosotros porque es una ciudad irlandesa, y de nuevo apareció un gran promotor. El primer show que tocamos en Boston fue para Don Law (ahora en Live Nation) en el Paradise. Había un gran emisora de radio local, la WBCN.

No todas las bandas colocaban tal prioridad en las giras, y los profesionales que viajan con ellas sin duda no eran tan altamente consideradas por la industria de la música en general en aquellos días. Ha sido fascinante en la última década ver el cambio en la situación y como se tiene ahora en cuenta el negocio de los conciertos y la gente de conciertos. Recuerdo que en los años 80 las sellos tendían a comportarse de una manera muy patriarcal y sublime, hacia la gente de lo conciertos, a los que ellos consideraban como una especie de empleados populares. Eso ha cambiado para los artistas, ha cambiado para los ejecutivos, y ha cambiado para los periodistas.

Cuando empecé a trabajar en los Estados Unidos, fue cuando U2 estaba grabando su primer álbum. Fui a Nueva York y traté de conseguir una cita con Frank Barsalona pero mi padre murió y volví a Irlanda. Llamé a la oficina de Frank y le dije: "Esa cita que me ibas a dar, no voy a ser capaz de asistir porque mi padre ha muerto, pero regresaré la próxima semana". Así que tenía que verme, al chico cuyo padre murió, y nos hicimos muy amigos después de eso. Me hizo llegar una verdadera educación de él. Él era un gran monologuista, y yo estaba muy feliz de sentarme y escucharle.

Usted y yo hablamos en la cena conmemorativa sobre Frank Barsalona el año pasado, y ver a todos aquellos promotores que trabajaron en los primeros días debe haber sido una noche fría para usted.

Fue genial ver a todos esos viejos pícaros en una habitación (se ríe).

Eran los pícaros, pero ellos tenían que creer en su actuar , y el modelo de negocio en ese momento, si creían , trabajaron bien para moverlos de los clubes hasta la cadena local.

Por supuesto, y muchos de esos chicos todavía estamos trabajando con ellos, o con su empresa actual. El gran cambio en nuestro negocio, supongo, fue cuando dejamos de trabajar con los agentes. Hemos trabajado con éxito con Premier y Wasted Talent durante los años 80 y la mayoría de los años 90 hasta 1997, en la gira Popmart. Ese fue el primer viaje que hicimos con Michael Cohl y Arthur Fogel, que se llamaban TNA en esos días. Ese fue un gran cambio, pero era necesario porque los costes de producción de las grandes giras al aire libre eran demasiado para la parte financiera de la banda. 

Siempre había peligro, nunca se sabía cuándo un espectáculo podría caer o se podría cancelar o lo que fuera. La banda soportaba todo el riesgo. La gira Zoo TV (en 1992) fue la que nos financiamos nosotros mismos, y daba miedo. En las grandes giras de ahora es absolutamente normal y todo el mundo sabe cómo funciona, pero en aquellos días era un encuentro muy difícil de tener cuando me fui y le dije a Frank que ya no íbamos a estar con Premier, y yo tenía que tener la misma conversación con Ian Flooks.

Estoy feliz de poder decir que Ian y yo somos todavía amigos, aunque el no llegó más lejos en el negocio. Frank y Barbara ya no están con nosotros, pero sé que fue algo doloroso para ellos.

En Popmart en 1997 existía una situación de pujas por los derechos de promoción, y creó algunos extraños compañeros en algunos de los socios que se alinearon.

Sí, básicamente se trató como si fuera una transacción corporativa. Invitamos a las ofertas para la gira, ubicadas dentro de ciertos parámetros. Me acuerdo de un documento muy formal llamado el ITB, "Invitación a hacer una oferta", y nos mandaron que fuera a las partes interesadas, y algunos de ellos consorcios formados. Al final, la banda y yo elegimos a Michael y Arthur, y hemos estado trabajando con Arthur (ahora presidente mundial de Live Nation Entertainment) desde entonces.

En la época de Zoo TV usted tomó la decisión de poner dinero en la producción. ¿Cuál fue la filosofía? ¿Fue para proporcionar valor a los fans, era para el arte, o fue un motivo comercial?

El video se desarrolla en una forma que no tenía en los años 80. Philips Corp. propiedad PolyGram, que era por entonces el dueño de Island Records. Philips había desarrollado algunas de las tecnologías de video de última generación, y yo ingenuamente creía que sería una especie natural de patrocinio corporativo y que pagaría algo para tener esa tecnología en las pantallas. Fue la integración vertical perfecta para Philips, el hardware, y PolyGram, el software.

Traté con Alain Levy, Jefe de PolyGram en aquel momento, estaba interesado. Podía ver la oportunidad, pero no pude conseguir a Philips en Eindhoven (Holanda), que es donde tenían su sede, para hacerlo. Tuvimos que comprar una gran cantidad de equipo nosotros mismos a Philips, fue muy molesto, inexplicable, de verdad.

Años más tarde, Jan Timmer, que era el Jefe de Philips, llegó a un concierto de U2 en Holanda y vió toda esta tecnología fabricada por Philips, y Bono le dijo: "Jan, ¿Cómo es que no vendría a través de los televisores y las pantallas?" Y Jan dijo una cosa muy extraña: "Bono, deja que te explique: a veces, en una gran corporación como Philips, incluso el jefe no puede conseguir lo que quiere", fue una cosa patética de decir.

En cuanto a la compra de Island por PolyGram, los informes dicen que la banda ganó 30 millones de dólares en acciones cuando se produjo la transacción por 300 millones. Eso fue una serie de acontecimientos inesperados para U2.

Nosotros nunca hemos confirmado las cifras, pero éramos propietarios de parte de Island en el momento del acuerdo que PolyGram llevó a cabo. Eso había sucedido porque en un momento Island tenía dificultades para pagar después del éxito de "The Unforgettable Fire". Así que en lugar de recibir el pago, hicimos balance en Island, y al año siguiente (1987) The Joshua Tree, obviamente, hizo una gran diferencia en el medio. Island seguía siendo independiente en el momento de The Joshua Tree, y fue Nº 1 en todo el mundo a través de concesiones diferentes en cada país. Así que cuando PolyGram adquirió Island, fue merecido participar en ese éxito.

"The Joshua Tree" cambió todo para U2. En ese momento, no se siente como un disco especial y un momento que podría catapultar a la banda a otro nivel?

Sí, tenía dos sencillos Nº 1 en los EE.UU. "With or Without You" y "Still Haven't Found What I'm Looking For". Recuerdo haber puesto ese álbum en la primera parte de 1987 a un grupo de licenciatarios de Island, que había logrado reunir en Cannes en el MIDEM, de hecho, en el Hotel Carlton, donde este desayuno (Billboard Icon Award) se lleva a cabo. Había alquilado una modesta suite y estaba poniendo la grabación a las personas que iban a tener que venderlo en todo el mundo.

Ellos lo estaban escuchando por primera vez y sus ojos se iluminaban. Podía verlos pensando, "Oh, sí, el tiempo extra. Vamos a hacer algo bueno con esto".

Si tú pones la música para las personas que tienen que venderlo y promocionarlo en las estaciones de radio, lo venden en las tiendas, se obtiene una respuesta muy visceral, y recuerdo la sensación de la sala en ese momento. Fue muy emocionante, y yo sabía entonces, en realidad, probablemente ya sabía, que iba a ser enorme.

Supongo que estabas en alguna de esas sesiones y estábamos escuchando algo de la música. Usted debió haber sentido algo especial estaba sucediendo..

Por supuesto. Fue un récord increíble, y los productores Brian Eno y Danny Lanois, que era la primera vez que hicimos lo que más tarde se convirtió en la práctica casi estándar. Steve Lillywhite vendría a terminar la grabación y tomar decisiones, no siempre bien recibidas por Brian y Danny. Pero Steve ha sido una parte tan crítica de tantos discos de U2 que nunca debe ser olvidado.

Cuando "The Joshua Tree" consigue un éxito tan grande ¿Cómo mantienes a U2 en crecimiento?

La gira Joshua Tree, comenzando con los dos singles de éxito, la portada de la revista Time, Nº 1 en todo el mundo, nos fuimos de gira y nos fue bastante bien en todo el mundo. Decidimos tratar de hacer una película que llevará a la banda aún más arriba. Eso fue "Rattle and Hum" (en 1988) con el productor Jimmy Iovine. Esa vez no fue en realidad la primera vez que habíamos trabajado con Jimmy, fue en las mezclas de las cintas de "Under a Blood Red Sky". Jimmy estaba decepcionado por no hacer el trabajo de producir "The Unforgettable Fire", así que cuando nos decidimos a hacer una película, era la sensación de que ese era el camino a tomar realmente para la banda en todo el mundo. Los ejemplos que estábamos mirando eran Elvis y los Beatles y así sucesivamente, que habían logrado grandes cosas con películas u otras grandes cosas, como en el caso de Elvis.

La película y el doble álbum que iba con él, se hizo durante la gira. Hicimos la película con nuestro dinero y nos las arreglamos para venderla a Paramount, que quería darle una distribución muy amplia. Se inauguró en 1200 pantallas en los EE.UU., que en aquellos días era un número masivo. El plan para la película era promocionarla para tener el álbum nº 1 justo antes, lo cual hicimos, y luego la película sería enorme, era lo que pensábamos.

Por desgracia, no funcionó de esa manera, y la película llevada a cabo básicamente para los fans de U2, les encantó, pero no atrajo un público más amplio en los teatros. Tuvimos un muy extraño fin de semana de apertura. Tenía un enorme viernes por la noche, un modesto sábado por la noche y una terrible noche de domingo. Recuerdo conducir alrededor de Los Ángeles con un poco de emoción con los ejecutivos de Paramount Barry London y Sid Ganis, que habíamos trabajado con ellos en el proyecto. El viernes por la noche fue muy emocionante, la noche del sábado estábamos empezando a preocuparnos, y el domingo noche, se sabía que, básicamente, el público que iba a ir a ver la película era muy limitado.

Avanzando un poco en el tiempo, me gustaría volver a repasar el acuerdo sobre control de múltiples derechos con Live Nation y la estrategia en eso. 

El acuerdo con Live Nation no es realmente un acuerdo sobre el control de múltiple derechos en lo que respecta a nuestras grabaciones y publicaciones, la banda mantiene la propiedad de todos los masters y derechos de autor de sus inicios, y que actualmente están licenciados a Universal Music Publishing y a los sellos de Universal, Interscope en Norteamérica e Island en el Reino Unido y resto del mundo. Live Nation no participa en esos derechos. Los derechos en los que participa Live Nation tienen que ver con el merchandising, conciertos e internet. Esa es una satisfactoria e integrada relación.

"Sino fuera por la piratería, creo que itunes y Spotify no serían tan fuertes, y seríamos capaces de pagarles más a los artistas"

La amistad con Arthur Fogel viene de años atrás, y ha sido muy interesante ver lo que ha sucedido con el grupo de promotores que junto a Bob Sillerman iniciaron como SFX (que después evolucionó como Live Nation). Esta red de promotores que compró básicamente en todo el mundo y a través de norteamérica, son en su mayoría con los que hemos trabajado alguna vez. Así que cuando ellos compraron TNA, y el nombre cambió a Clear Channel y ahora a Live Nation, estuvimos pegados a Arthur en todo ese proceso. Estoy seguro que hubo cierta pena cuando Michael Cohl salió de Live Nation (cuando era presidente en 2008), aunque todavía estamos involucrados con Michael, porque fue el productor de Spider-man en Broadway (musical para el que Bono y Edge han compuesto las canciones). Así que hay buena relación con él. Se que a veces las cosas se pusieron un poco tensas entre el ex-presidente y la nueva directiva de Live Nation, pero fueron adecuadas las maneras en que nos salieron las cosas, y Live Nation es una corporación admirable y no hubiera soñado trabajar con otros.

Bueno, la prueba está en el postre. Puedes verlo en las recaudaciones de las giras, y solo puedo pensar que el merchandising y la venta online lo han hecho bien igualmente. ¿Estando U2 a mitad de camino de este acuerdo, te arrepientes de algo?

De nada. A veces es difícil para estos chicos, porque están llevando adelante a una compañía de conciertos y al mismo tiempo satisfacen a Wall Street, eso no es fácil, y el (CEO Michael) Rapino hace un trabajo muy bueno logrando que todo pase. La mayoría de la gente no se da cuenta que él y Arthur Fogel están codo con codo, ellos son realmente una pareja. Rapino, por supuesto, comenzó a trabajar para Michael Cohl en aquellos años. Los canadienses están tomando el mundo. Arthur es muy modesto, pero él es mi héroe.

En el MIDEM de 2008 disparaste un tiro que fue escuchado alrededor de todo el mundo, por así decirlo, criticando la relación entre la música y el negocio de la tecnología. ¿Por qué sientes tan fuerte este problema?

Porque el negocio de la música estaba en un declive muy rápido y la industria discográfica estaba reaccionando a eso de una manera muy defensiva e improductiva, básicamente intentando mantener el status quo, que claramente no iba a ser posible. Hubo dos décadas de crecimiento explosivo en la industria discográfica antes de la piratería, y particularmente el intercambio online de archivos devastó las ventas de discos.

Sentí y aún lo siento más, que los fabricantes de máquinas, los distribuidores online, los Apple, los Google, los proveedores de servicio de internet, todo el grupo de industrias multimillonarias que básicamente se han construido a espaldas del contenido, deberían asumir una mayor responsabilidad para tratar de asegurar que los creadores de música, los creadores de películas, sean debidamente pagados.

"Sus Masters y derechos de autor, han sido con dificultad y algunos costes, completamente recuperados" 

El negocio del cine ha aprendido mucho de la manera en que el negocio de la música fue devastado, pero aun y así sufren mucho. El impacto de la piratería en el negocio del cine es enorme pero nada como lo que está sucediendo en el negocio de la música. Mi sensación es que hay muchas personas tan creativas y brillantes en esas compañías, que si ellos hubieran adoptado una posición más positiva y generosa hacia la música grabada, hubiera sido mejor. Lo que tenemos ahora es una distribuci´n digital legítima de toda la música, si eres una persona honesta, puedes comprar cualquier cosa en iTunes, puedes escucharlo en Spotify. Esos son diferentes sistemas de distribución. Por supuesto, me gustaría ver a los artistas obtener más. Si no fuera por la piratería, creo que iTunes y Spotify no serían tan fuertes, y seríamos capaces de pagarles más a los artistas.

Tu posición tuvo una recepción un poco negativa entre algunos que decían: "¿U2 no hace suficiente dinero?" Sin embargo tu perspectiva era mucho más amplia que eso.

Como descubrí en aquel entonces, si levantas la cabeza por encima de la trinchera, recibes un disparo. La blogoesfera es una bestia impresionante, como los miembros del Congreso descubrieron cuando trataron de pasar la "Ley para parar la piratería online". Los legisladores se llevaron el susto de sus vidas, y exactamente lo mismo le sucedió a los miembros del Parlamento con un proyecto de ley similar. Google tuvo una bandera negra de luto. Wikipedia estuvo fuea de línea por el día, esa habilidad de desencadenar una especie de mafia online hizo asustar a los políticos. La relación entre las industrias online, los políticos y los gobiernos está siendo puesta en cuestión en todo el mundo ahora, y n o solo por la piratería es por la fiscalidad, la privacidad, la censura, todo ese tipo de cosas. Hay nerviosismo en el aire, y el negocio de la música es una pequeña parte de todo el conjunto. esas corporaciones son extremadamente poderosas, y espero que en el futuro observen sus responsabiliades con los creadores de contenidos.

¿Te arrepientes de haber levantado la cabeza por encima de la trinchera?

No, para nada. Porque lo que estaba diciendo no era en representación de U2, y traté de dejarlo muy claro. No es que tuviera un mandato o algo por el estilo, sino que estaba hablando en nombre de todos los escritores, de todos los artistas, de todos los sellos, de todos los editores. El daño se les está haiendo a todos ellos, no solo a mis clientes. Esa no era razón para no tomar parte del caso, solo por tener clientes con éxito.

¿Qué había detrás de la decisión de dejar la gestión de U2, y de que la banda firmara con Guy Oseary y se trasladase a la división de gestión de artistas de Live Nation?

Tengo 62 ​​años, y no me siento yendo en la próxima gira . Como has observado, he estado en cada concierto de U2, y yo no quería seguir haciendo eso con mis 60 años. Los derechos de la música de U2, sus derechos de autor, han sido, con dificultad y con algunos costos, completamente recuperados. Tenía una pequeña participación de capital en eso, pero la gente adecuada para vendérsela era la banda. Eso es realmente lo que ha sucedido en esta transacción: U2 ha adquirido los derechos restantes, y que ahora poseen el 100% de sus derechos de autor.

¿Así que básicamente vendió su parte?

Sí, y Live Nation fueron muy útiles apoyando la transacción. Ellos financiaron la transacción.

¿Qué consigue la banda con todo esto?

No voy a hablar por ellos. Emitieron un comunicado que fue un gran apoyo y han estado completamente a favor a lo largo de esta transacción. Somos los mejores amigos. Estoy encantado de que eligieran a Guy para tomar las riendas. Lo conocemos desde hace mucho tiempo. Es un tipo inteligente, y les deseo todo lo mejor. Voy a estar, si quieren, vigilando desde el fondo, siempre disponible para ayudar si se me necesita, pero es más bien un papel secundario.

Esto es un cambio radical en el día a día de tu vida

Sí, lo es, y ya lo estoy disfrutando, tengo que decirlo.

¿Que pasa con tus socios de Principle, como Susan Hunter, Trevor Bowen y Karyn Kaplan, continuarán?

Trevor y Susan siguen conmigo, porque tengo otros negocios en los que estoy involucrado. Soy dueño de Film Studios en Irlanda, y estoy involucrado en una cadena de restaurantes en Estados Unidos con mi viejo amigo Ken Friedman. Hemos sido amigos desde principios de los 80, en realidad fue mi primer amigo norteamericano. Karyn Kaplan trabajará con Guy en la próxima campaña.

Tiene que haber algún tipo de evaluación mirando atrás. ¿Cómo te sientes acerca de lo que has logrado? ¿Es un sentimiento de "trabajo bien hecho"?

Hasta cierto punto, sí. Ellos están haciendo su mejor trabajo. He oído la mayor parte del nuevo álbum, y es absolutamente increíble. Son ambiciosamente creativos, realmente quieren tener éxito y un historial exitoso. Ellos saben mejor que nadie que sus giras tendrán éxito si cuentan con un gran disco o no, pero que no quieren caer en ese tipo de categoría de la herencia del artista . Por lo que encontrar un nuevo público siempre ha sido muy importante para U2 con cada grabación.

De esa manera es como lo llevan y son creativos como siempre lo fueron. A diferencia de otros muchos artistas en nuestro negocio, no están jodidos por malos contratos, ellos están a cargo de su propio destino. Ellos tienen las llaves, tienen el coche, y están planeando conducir para siempre, es lo que yo puedo decir .  

Para una banda tan centrada en las giras, para tener la gira más exitosa en la historia en todas las estadísticas debes sentirte satisfactorio (La última gira de U2 es la más taquillera, y la gira con más asistentes, según Billboard Boxscore)

Sí, les encanta tocar. Te vas a sorprender e impresionar por la nueva gira, han estado trabajando en el diseño y el concepto a través de este proyecto discográfico. Sorprenderá a todo el mundo una vez más. Están calientes.

¿Qué le gustaría que fuera su legado?

Bueno, es todo un honor conseguir este premio de Billboard. Tengo un gran afecto por Billboard. He estado leyendo Billboard durante 40 años, y cada vez que alguien viene a trabajar conmigo, yo les digo que una de las cosas que tiene que hacer es leer Billboard cada semana, porque ahí es donde está la información. De hecho, ahora tienes que leer Billboard todos los días.

La lectura de los acuerdos es una parte muy importante del trabajo si estás en este negocio, y siempre he amado el negocio. He disfrutado de la empresa, los amigos que he hecho en ella, las cosas que he descubierto. Este viaje a MIDEM a finales de enero, soy un habitual. He estado yendo al MIDEM durante 30 años. Ahora estoy en la categoría de "veterano", que es un honor. Este premio fue otorgado el año pasado a Martin Mills, alguien a quien he admirado mucho a lo largo de los años. Antes se dió a Seymour Stein, un compañero muy antiguo. Entonces, ¿cómo podría yo decir que no?

Fuente: Billboardbiz Traducción: U2Valencia